Tres cosas

De todo quedaron tres cosas:
-La certeza de que estaba siempre comenzado.
-La certeza de que debía continuar.
– Y la certeza de que sería interrumpido antes de terminar.

F.P a través de P.S.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *