No me esperen en abril

“Un retorno, tenía que prepararse un retorno…¿Existiría ese retorno, ese refugio más allá de todo, más fuerte que todo, que cada minuto, cada hora, cada día, cada noche, cada nuevo amanecer, cada paloma cuculí, más allá de los doce y trece años y para siempre?

Alfredo Bryce Echenique “No me esperen en abril”

Esta entrada fue publicada en Proceso, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *