Waste Land

“El pabellón del río quedó roto: los últimos tentáculos

de las hojas se prenden y hunden en la orilla húmeda.

El viento atraviesa la llanura parda, sin ser oído. Las ninfas partieron.”

Dulce río, fluye suave, déjame acabar mi canción.

“…A orillas del Leman me senté a llorar…”

La tierra baldía. T.S. Eliot

350 millones de metros cúbicos de lodo, lava y piedras arrasaron Armero. Había 4500 casas, quedaron 90 a la vista y en pié.  El río sigue ahí.

Esta entrada fue publicada en Origen, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *